Una villa a las afueras

Unos cuantos jóvenes se refugiaron en una villa a las afueras de la ciudad. Era el año 1348 y la peste bubónica abrazaba Florencia. Aquellos personajes, para llenar sus horas de ocio, se contaron historias jocosas y trágicas, de amor y de aventuras, recuerdos de su pasado, de la vida de la ciudad y de lo que soñaron y nunca ocurrió. Al dar voz a sus personajes, Boccaccio hizo renacer la novela después de diez siglos de oscuridad. Éstas es la génesis y el comienzo del Decamerón, un hito de la literatura universal.

Alguien ha escrito que hoy estos jóvenes han cerrado la puerta de sus dormitorios para jugar frente a la pantalla del ordenador. Quizás no. O no todos. Es posible que en una villa, aquí cerca, de nuevo unos pocos personajes ya estén reunidos. Habrá unas horas de silencio a lo largo de un pasillo, con puertas que se entornan y pisadas y rumor de risas…

El relato siempre comienza por un personaje que se anima a dar voz a lo que acaba de imaginar.

José Marzo

(13 de marzo de 2020, viernes, alrededores de Madrid)

El Decamerón, de Boccaccio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s