Resurrección, de Lev Tolstói

Creo que, de todas las novelas que he leído, ésta es la primera frase que me parece más hermosa.

Entre las novelas de Tolstói, Resurrección, aun siendo una buena novela, ha quedado en un segundo plano, oscurecida por la perfección narrativa de Ana Karenina y por la monumentalidad de Guerra y paz. Pero este principio, casi un aforismo, condensa en una sola frase el ambiente de la ciudad industrial y una reflexión sobre la condición humana: la doble tendencia a destruir y a seguir encontrando y creando belleza, pese a todo.

«Por mucho que cientos de miles de personas, reunidas en un corto espacio de terreno al que se han apegado, se esfuercen en llenar el suelo de piedras para que no crezca nada en él; por mucho que limpien ese terreno hasta de la última brizna de hierba; por mucho que impregnen el aire con el humo del carbón y el petróleo, por mucho que corten los árboles y obliguen a marcharse a todos los animales y aves, la primavera, hasta en la ciudad, siempre es primavera.»

Principio de la novela Resurrección, de Lev Tolstói
Traducción de Pedro Laín Entralgo

José Marzo, 18 de junio de 2020

resurrec-tolstoi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s